sin derecho de gracia

lA b

des-CENSO

Publicado: 2017-10-29

La semana pasada se realizó el censo -de acuerdo a ley deben ser cada 10 años-, el Estado haciendo uso de su desgastado poder, “exhortó” a la población a acatar una orden de inamovilidad, que solo perjudicaba a los que menos ingresos tienen, a los que tienen que salir a la calle a laburar un domingo, los que venden sus fines de semana para obtener dinero, si no se han dado cuenta de esta “injusticia”, pregúntense quienes trabajan los domingos y entenderán a qué me refiero, ¡grande seas Estado inclusivo!

En el siguiente post, un análisis poco importante del CENSO.

1. Los voluntarios

Para conseguir los -estafados- voluntarios, el Estado ofreció un bono de 50 maracas -40, porque se les descontó por el polo 10 magos- y una serie de beneficios -que no creo sirvan para mucha la verdad-, lo único que demostró el Estado, en esta búsqueda de voluntarios, es su clasismo, ya que favoreció a todos aquellos que tenían estudios superiores dándoles un bolo de S/. 450 y pidiéndoles que cual vendedor de fuXion, afilie gen-te para que empadronen a la población.

Por qué necesariamente, se tuvo que ser estudiante universitario o profesional para ser jefe de sección, ¿serlo demanda acaso un esfuerzo que solo un estudiante y/o profesional puede realizar?, la respuesta, en definitiva, es no, lo único que se hizo con esto es enmarcar las diferencias sociales.

Yo como estudiante universitario, sin necesidad de ser el más listo, podía ser tu jefe de sección, y tú, como solo terminaste la secundaria, mi peón; incluso para actividades tan sencillas, el Estado, marca su clasismo; ¿por qué no hacerse convocatorias abiertas?, que generen competencias para ver cuál es el más capacitado para cobrar 450 soles, ¿por qué poner requisitos para una actividad tan sencilla como el llenado de cédulas?, hacerlo solo marca aún más las diferencias de oportunidades que sufrimos como sociedad.

Se hace la convocatoria con la idea que las personas censen en su misma localidad, pero S/. 450 soles es un monto considerable, así que, si no puedo ser jefe de sector por mi barrio, qué importa, que me ubiquen en otro por más que no lo conozca, ¡aplaudamos la viveza peruana!, lo mismo pasó en muchos casos con los empadronadores que fueron a los cuales les asignaron zonas que no eran suyas, y que tuvieron que dormir en parques un día antes porque sabían que al otro no habría carros, ¿soy el único que nota la diferencia del trato entre “jefes” y “lacayos”?

Para variar, los empadronadores, que no vivían en la zona que recorrerían, que fueron mal capacitados, y a los cuales no se les protegió; se les envió a condominios que pare-cían interminables, sin los materiales completos, porque no sabían cuántas viviendas empadronarían, eso pinta de cuerpo entero la planificación de un Estado ineficiente.

El presidente del INEI salió esa misma noche a decir que no tenía idea del crecimiento vertical, ¿enserio?

Recapitulemos, tienes un jefe de sección -que quizá no vive en ese sitio-, que es un estudiante universitario, o profesional, al que le pagas bien y tienes a las personas que no pudieron ir a la universidad por distintos motivos, que sean los encargados de empadronar, de desplazarse a zonas que quizá no conocen, de exponerse a entrar en casa de extraños e incluso a ser violentados -como pasó con muchos de los voluntarios-, a esas personas, que quizá sea gente que menos tiene, de ellos podemos abusar, a ellos hay que hacerlos trabajar, que ellos hagan cola para cobrar su bonificación, qué importa, ¡grande seas Estado inclusivo!

2. EL rol universitario

Los que estudiamos en las universidades nacionales somos subsidiados por el Estado, nuestra retribución, se dará cuando entremos al mundo laboral y paguemos impuestos, nuestro “agradecimiento” por estudiar gratis, es casi nulo en los años que estudiemos, el estado prácticamente nos regala los estudios, pregunta, ¿cómo podríamos agradecerle?, fácil, siendo voluntario para el censo, regalas un par de días de tu “agobiante” vida universitaria, vas a llenar cédulas y de esa manera agradeces estudiar en una Universidad Nacional, ¿mi petición tiene sentido?, claro que la tiene, pero parece que el Estado no pensó en eso, no promovió campañas, y sobre todo, no promovió el compromiso que un estudiante de universidad Nacional debería tener -y que quizá no lo tenga.

Las universidades tienen un gran alumnado, en horario de clases se los capacita, los mandas a empadronar un domingo, les das el lunes libre y les puedes dar su bonificación si es que así lo dispones; el Estado consigue voluntarios y el alumno le agradece por la educación que recibe.

3. El cuestionario

No hablaremos de la pregunta de la raza porque ya se habló mucho de ella, me preocupa más la pregunta referida a la ubicación de la institución educativa, Instituto superior o universidad donde se estudia, interesante que la base de datos la vayan a tener la Universidad Continental, Universidad de Lambayeque, Universidad Privada de Tacna, Uni-versidad Privada Telesup, Universidad Femenina del Sagrado Corazón, Universidad Andina del Cusco, Universidad César Vallejo, Universidad Ricardo Palma., Universidad Nacional de Cajamarca, Universidad Privada Juan de Mejía Baca, Universidad Señor de Sipán, Instituto de Educación Superior Tecnológico Privado Tokio y la Universidad Na-cional Intercultural de la Amazonía, gracias a esta pregunta ya sabrán donde están sus potenciales clientes y podrán poner una sucursal más cerca de ellos, ¡que vivan los es-tudios de mercados auspiciados por el Estado!


Escrito por

Marcelo Aguilar

Lector esporádico, pseudo-escritor y estudiante de periodismo... En mi mundo perfecto yo sería el único desquiciado.


Publicado en